Capital Social y Desarrollo Humano: Experiencias Solidarias

 

"Integración y Aplicación en Proyectos Sociales"
Clase Abierta realizada el 14 de mayo de 2008

Organizada por el CENARSECS, la Secretaría de Extensión Universitaria de la Facultad de Ciencias Económicas de la UBA y el Programa de Voluntariado Universitario del Ministerio de Educación de la Nación

 

más información o consultas - CENARSECS
Centro Nacional de RSE y Capital Social
Av. Córdoba 2122 Planta Baja (Sector Uriburu)
Tel. 4370-6172 - rse@econ.uba.ar


La bienvenida estuvo a cargo de Juan Cruz Arce del Consejo Directivo de la FCE  refiriendo los objetivos de "acercar la Universidad a la Sociedad y profundizar en las problemáticas en forma mancomunada"
Luego Federico Saravia, Secretario de Extensión Universitaria de la FCE - UBA acotó la misión de "docencia e investigación, iniciada con la Gestión 2006 e involucrada con la Responsabilidad Social Empresaria, Capital Social, Voluntariado Universitario, para hacer a la Universidad socialmente más responsable". Mencionó la necesidad de llevar adelante actividades extracurriculares, modificando la currícula como en este caso de una clase abierta, en el marco del presente seminario".
Completó la apertura, Gonzalo Arias, Coordinador del Programa de Voluntariado Universitario del Ministerio de Educación de la Nación, citando que "este programa permite que las comunidades se movilicen y presenten los proyectos que los involucran" ... "Hoy hemos recibido más de 1.200 proyectos, batiendo los records anteriores, con interacciones diversas y temas de gran variedad ... siendo esto, una muestra de la tradición solidaria de Argentina, con argentinos que dan cuenta del compromiso que sentimos" y refiriendo por último "los beneficios para los estudiantes, de conocer lo que hace una práctica de Voluntariado Social".

Estela Cammarota, Profesora a cargo de esta Cátedra en la FCE-UBA abrió el panel de los invitados, citando la "importancia de articular un espacio con personas referentes de una tendencia que hace visible hechos concretos ... Nuestra Facultad empieza a pisar un sendero más cerca de las problemáticas sociales, inaugurando un espacio nuevo para fortalecer redes". Enseguida propuso la consigna de "un relato breve, sobre la obra larga y densa que vienen desarrollando" para comenzar las exposiciones.

En primer lugar habló Juan Carr, creador de la Red Solidaria y del "Centro de Lucha contra el Hambre" en la Facultad de Veterinaria. Dijo que luego de 13 años, la Red Solidaria está renovándose en otros países de Latinoamérica. "Somos voluntarios atentos a que la realidad nos diga qué necesita y a través de los medios de comunicación mostramos la foto, exponemos la necesidad ... En la tragedia respondemos emocionalmente, nos falta consolidar esa emoción.  Para pasar de esa emoción consolidada a compromiso, hay que diseñar una cultura solidaria y para potenciar esa energía transformadora, este espacio de la UBA, es un ámbito ideal". 
En otros tramos dijo - "Somos un hecho cultural, no tenemos personería jurídica, no tenemos sede, cualquiera puede pertenecer" e intercaló que "en Argentina cada 36 hs. matan a una argentina, la mitad por causas de violencia doméstica; cada 3 días muere alguien por falta de órganos para transplante; cada día mueren 8 chicos por desnutrición.  Pero por otro lado recibimos una catarata de solidaridad, en respuesta a la tragedia del Chaitén, hoy disponemos de agua para cargar en más de 35 camiones."
También citó que "la UBA es la primera Universidad que tiene un proyecto de asistencia al hambre, con sus profesionales ... Somos 40 millones de habitantes, 2.100.000 personas (330 mil familias) no tienen garantizada su comida. Desde el Centro conocemos 60 mil personas y 387 lugares que combaten el hambre, si ustedes conocer personas e instituciones, afectadas u ocupadas en esta problemática, avísennos. Esta Facultad es un disparador ideal, porque el hambre es un deber moral actual, que nadie solo (persona, organización, estado, empresa, etc.), puede solucionar".  Finalizó acotando que "
en 2003, morían 12 chicos por día y hoy esa cifra es de 8, es terrible que ello suceda, pero es bueno esta baja.  Los actores principales fueron el gobierno con sus planes sociales y el gobierno con su producción de alimentos y aquí vemos hoy el panorama complicado. Queremos que la Argentina sea el primer país en llegar al Hambre 0".

Continuó Margarita Barrientos, conocida por su obra en los "Piletones" en el barrio Villa Soldati.
En su relato sencillo y cálido dijo que inició su tarea en 1996, con 15 niños y hoy atienden a 280 adultos, 923 chicos, 63 abuelos y 130 bebés, en la guardería. Cuentan con servicios de salud, prestación odontológica (Univ. Kennedy), pediatría (UAI), panadería, biblioteca, talleres de hilado de lana de oveja y de costura. 30 mujeres voluntarias trabajan entre 6:45 hs y 15 hs. completando el segundo turno 8 voluntarias más.  Estos datos fueron acompañados por imágenes obtenidas en una visita a la Fundación, hecha por un grupo de alumnos de la Prof. Cammarota.
Mencionó el comienzo espontáneo junto a su esposo dedicado al cirujeo y a sus dos hijas. Y refirió que el gran salto de sus posibilidades se deben a Juan Carr, a quien dirigió palabras de agradecimiento profundo.
Como resumen, la titular de la cátedra citó que cada cuatrimestre invitan a Margarita, para dar testimonio de su práctica solidaria, porque siempre renueva sus logros y sus nuevos objetivos. -"Significa un aprendizaje permanente, nos enseña sobre todo FE" culminó.

Prosiguió Gabriela Sbarra, Coordinadora de la Fundación Interamericana y enlace local de esta organización donante que brinda financiaciones de base. Sus conceptos fueron "motorizar que algunos sueños se hagan realidad ... el compromiso social es lo que concreta el sueño, pues un proyecto empieza y termina en un papel". Refirió la necesidad de "articular a donantes y donatarios, porque no articular deriva en superposiciones de financiación y de agendas; hay que prever no duplicar esfuerzos, sino distribuir estratégicamente las energías; se requiere un relevamiento de actores diferentes; el desafío de los donantes es no bajar soluciones enlatadas, sino a medida de las organizaciones".
Agregó que "la metodología de desarrollo de base del IAF asiste a las comunidades, no a técnicas de laboratorio, apoyando procesos de construcción por consenso".  Planteó "no ver al donante solo como una chequera, sino a alguien que tiene una agenda compleja, método, obligaciones, etc."  En otro tramo de la exposición mencionó que "los procesos no son lineales y los proyectos no siempre se miden por su éxito o fracaso, hay que ver lo intangible de las semillas que quedan luego de la capacitación o seminario.  El desafío es cómo medimos y cómo se crea desarrollo, ya que el donante está haciendo inversión social y no es lo mismo crear instituciones que crear desarrollo. Terminó definiendo -"la comunidad que se desarrolla es aquella capaz de manejar sus circunstancias cambiantes". A lo que Cammarota sumó -"Estamos hablando de desarrollo ético, con impulso de lo que la comunidad desea hacer".

La última participación fue de Ezequiel Ander-Egg, especialista en Trabajo Social y Desarrollo Comunitario, autor de 150 libros, que se "autodefine como interesado, investigador, aplicado en diferentes áreas; su objetivo es democratizar los conocimientos y su aplicación" según mencionó la moderadora.
Prefirió la sensibilidad disparada por sus antecesores a la presentación académica que había previsto. Propuso poner énfasis en "la capacidad de amor y de compromiso ... de los hombres que no son islas, sino partes de un continente".  Puso conceptos críticos en los académicos que "son papagayos culturales y estudian problemas que no son problemas". Sostuvo una variada gama de emociones con matices poéticos, de denuncia y reflexión, asestando al nudo de las problemáticas sociales, económicas y ambientales. Se despidió diciendo que "es un anciano que quiere morir en plena juventud" dejando un clima de final sin preguntas ...

Estela Cammarota cerró la actividad con un agradecimiento implícito en compromisos de la UBA proyectados desde su cátedra.  A Juan Carr expresó su expectativa de consolidar un espacio en torno a la problemática del hambre, porque la Universidad es un actor que empieza a pagar la deuda de los intelectuales y  es momento de mostrar que la técnica puede estar al servicio de la sociedad. Con Margarita Barrientos renovó el apoyo institucional de siempre. De Gabriela Sbarra resumió la comprensión sobre que la donación no es un hecho simple, que requiere dirección, respaldo y compromiso particulares.  A Ezequiel Ander-Egg le agradeció su espíritu joven y su enorme creatividad, motivación de convocatoria permanente.